BLOG

Principios generales aplicables a los contratos de explotación de obras intelectuales

La materia que trata el derecho de autor presenta o contiene rasgos o características similares a las de otras materias de la ciencia del derecho sin embargo tiene particularidades, que surgen del sujeto y el objeto protegido, y que justifican su autonomía científica y legislativa. Precisamente estas características distintivas son las que justifican la existencia de principios generales aplicables a toda la materia y especialmente a las relaciones contractuales que se generen en su ámbito.

Si bien existen legislaciones que tratan en forma particular los principios generales aplicables a los contratos de explotación de obra, no es fácil encontrar muchos autores que dediquen una mirada particularizada a ellos.

El nacimiento del derecho del autor en la forma que hoy conocemos y principalmente en su concepción continental europea (o latina), es el fruto de un pensamiento jurídico que pone en el centro de la escena a los autores (creadores) y a las facultades que se le conceden sobre las obras concebidas por ellos.

La posición vulnerable o la situación de debilidad en la que se encuentran los autores justifican la existencia de principios generales aplicables a los negocios jurídicos que se entablen dentro de este ámbito jurídico.

Es que como enseñan los Profesores Villalba y Lipszic el derecho de autor tiene un carácter tuitivo o protector por varios motivos que se relacionan con el sujeto y el objeto protegido por esta disciplina.

Respecto al primero es dable resaltar una nota característica que define la materia. Los creadores de obras siempre se encuentran en una situación vulnerable, desfavorable o desventajosa frente a los usuarios (empresarios) y el público. Es que ellos crean por motivaciones innatas en su personalidad, exista un vinculo obligacional de por medio o no. Ellos crean porque sueñan ser reconocidos por las obras a las que dan luz y por las ansias de que sus creaciones sean conocidas, muchas veces descuidan o no tienen presente los intereses económicos. O sea, la negociación económica sobre los derechos se da en un marco desfavorable para el autor.

En relación al objeto protegido se debe destacar que las obras intelectuales, al ser bienes inmateriales pueden ser usadas por varias personas a la vez y en distintos lugares. Esto es el don de ubicuidad. Así lo llaman los autores arriba nombrados. Esto hace que sea muy difícil para los autores controlar su uso.

También es cierto que la oferta de obras es más amplia que su demanda y ello perjudica la posición de los autores.

Estas particularidades que señalamos son el fundamento del derecho de autor, de su carácter tuitivo y por supuesto de la existencia de principios generales, obligatorios y validos para toda contratación por la cual se explote económicamente una obra. Estos principios tienden a lograr una justa composición de los intereses encontrados.

Buscador
Propiedad Intelectual
Facebook
Bravard 6, Bahía Blanca (8000)
Esmeralda 582, 9°, oficina 34, CABA (1007)